Vuelve el authoring

Dentro de un añito (hoy estamos a abril de 2011) el authoring habrá ya despegado o estará haciéndolo. Por lo menos en otros países.

Hay varios factores clave para que eso ocurra, y que se están dando. Pero mucha gente dirá, ¿y eso qué es?

Porque la palabra “authoring” estuvo de moda al mismo tiempo que “desktop publishing” (o “autoedición”, como se decía aquí), quizá un pelín más tarde, pero murió como las plantas que echan las flores cuando el tiempo aún no es seguro: era demasiado pronto.

Hoy ya es bien entrada la primavera, y este raro arbusto yo creo que florece para dar fruto.

Y sigo sin explicar lo que es, vaya… Bueno, imaginemos una presentación Power Point pero cien veces mejor. No, cien veces mejor que el Keynote, o sea mil veces mejor que Power Point. Imaginemos algo a medio camino entre una presentación Keynote y un videojuego. Estamos imaginando Flash ¿verdad?

No es casualidad que estemos pensando en Flash. Antes de Flash, Macromedia había sido el rey del authoring con un producto estrella, el Photoshop del authoring: Macromedia Director. Flash sucedió a Director porque los proyectos Director en la web ni se movían. De hecho, había que programar muy bien en Director para que un proyecto multimedia (esto nos va sonando ¿verdad?) se viera decentemente en un Windows 95 o en un Mac 7100. En la web… ni de coña.

Así que Macromedia inventó Flash, que estaba restringido si mal no recuerdo (o por lo menos orientado) a gráficos animados vectoriales. Es decir, animaciones que ocupaban muy poquito como fichero y eran perfectamente interpretadas por un plugin para Nestcape o Explorer.

Vaya, eso le dio auténtica vida a la WEB entera. Adobe empezó a encariñarse con Macromedia y a pagarle las copas. No sólo tenía un exitosísimo Freehand, sino un producto de futuro. Y no recuerdo si Dreamveawer existía ya en la cartera de Macromedia o ya se había comido a GoLive con patatas (si no le suena no se preocupe, es normal).

El caso es que, contrariamente a lo que piensa no poca gente (que Flash es vídeo), Flash heredó el pasado de Director. Por eso Flash es una aplicación que la abres y no sabes por dónde empezar. Lo mismo que pasa con Open Office pero por razones distintas.

Ya me he salido del camino. Pero el rodeo vale la pena para entender que la complejidad de Director y Flash no es gratuita. Con Flash se pueden hacer proyectos multimedia interactivos (palabras de moda en los 90) con relativa sencillez. Es el medio natural para desarrollarlos y paquetizarlos.

Pues bien, ese trabajo: concebir un proyecto animado, interactivo y multimedia, es lo que se llama Authoring. Ahora sí.

Hablando metafóricamente, es similar a confeccionar un libro. Alguien tiene una idea, la desarrolla, intervienen un montón de especialistas, y sale un producto. En el sentido práctico, es harina de otro costal. Porque además del contenido, que en el libro también hace falta, hay que imaginar una forma de presentarlo que saque provecho “del multimedia del dispositivo”. Si no, nos puede salir un pasapáginas para PDF que todo el mundo deteste. Y ya no faltan ejemplos que mencionar.

Por otra parte, los contenidos multimedia que incluye un proyecto de authoring no los sabe producir un mileurista. Hace falta gente cara, especialistas con estudios y experiencia. Un vídeo 3D, una secuencia de 360 grados, hipervínculos, incluso comportamientos de objetos como la gravedad o sencillos juegos de aprendizaje para niños… todo eso no es trivial.

Y Flash no es el problema. Es la mejor solución. Flash permite programar de forma orientada y sencilla muchos de esos juegos sencillos, y realizar un proyecto multimedia interactivo sin necesidad de contratar informáticos.

Si embargo, este mismo año (2011) se ha producido un hecho importante que de momento no veo que haya girado muchas cabezas en el mercado editorial, y sin embargo me parece muy relevante: Adobe ha puesto una paleta de Flash en InDesign, y Quark una paleta de animación en Xpress. Esto no es porque sí. El año pasado empezamos a ver ejemplos de publicaciones interactivas y animadas en Internet, el famoso libro de Alicia en el país de las maravillas, y empezaron a prosperar los tablets (por cierto bastante antes del iPad). La llegada del iPad disparó los acontecimientos. Nosotros mismos nos dejamos llevar por la fiebre y bautizamos nuestro nuevo producto para interactivos, cuando en realidad el tema no se circunscribe a los tablets. Por ejemplo, en el mercado educativo, el PC es la plataforma de destino mayoritaria.

Lo único cierto es que ahora sí. Ahora existe plataforma decente (sea PC, Mac, iPad o tablet Android, incluso iPhones y smartphones Android) sobre la que ese tipo de producto puede correr. La primavera ha llegado. Ahora esa pequeña paleta de InDesign y XPress cobra sentido plenamente. Y no podemos olvidar que esa paleta dentro de poco estará en TODOS los ordenadores de maquetistas y editores en general. Que se den cuenta y empiecen a animar sus productos estáticos es cuestión de (muy poco) tiempo.

Y eso va a cambiar el panorama editorial por completo.

Personalmente conozco algunos proyectos donde esto está ocurriendo, ya sea con Flash, con InDesign, con CMS especializados o con productos de mercado.

Nosotros estamos seguros de la emergencia de ese mercado. Por eso nos vale la pena haber abierto una línea de desarrollo que corre paralela a la de Adobe, pero desde el enfoque de los sistemas de publicaciones, no desde el desktop publishing. Desde aspectos que fabricantes como Adobe o Quark raramente contemplan.

Nadie sabe dónde estaremos dentro de diez años en este aspecto, pero ante lo novedoso de estas tecnologías (en realidad reinventadas), QSystems ha actuado desarrollando un producto que dé vida a las publicaciones. Que le permita hacerlo a personal no especializado. Hemos vuelto a 1998, cuando debían haber arraigado productos como Quark Inmedia, y queremos situar nuestro producto en ese punto, porque difícilmente las empresas de publicaciones van a rentabilizar hoy en día productos carísimos de producir y con dudoso retorno.

Esta vez el authoring ha llegado para quedarse. Puede que tarde en crecer, pero no se va a morir dos veces.

0saves
Si has encontrado interesante esta entrada animate a dejar un comentario o suscríbete al canal de sindicación RSS para tener nuevas entradas directamente en tu lector de noticias. Gracias por tu interés