Publicaciones interactivas multimedia

Cuando Adobe y Quark pusieron en las interfaces de InDesign y XPress mecanismos para crear objetos multimedia nos dijimos “ahora sí”. Porque hace muchos años que Quark lo intentó con QuarkInmedia, pero no salió bien. Y mucha parte de la culpa la tenían las infraestructuras de la época. Internet era el sendero de la información, todos usábamos CDs y los Macs y PCs eran auténticos trastos. Nadie tenía apenas un móvil,  mucho menos un smartphone.

El authoring no podía prosperar, aunque Flash apareció entonces para trazar un largo camino… que ahora deriva hacia HTML5.

El caso es que ahora sí. Ahora sí hay una autopista de la información. Ahora casi todo el mundo lleva un ordenador personal en forma de teléfono. Flash corre en casi todos los dispositivos, y HTML5 en varios navegadores. Ahora sí se puede empezar a pensar en cambiar la industria editorial.

Pero claro, ¿qué ocurre? Que tenemos a muchísimos especialistas en producir páginas con texto e imágenes. Hay un mercado de trabajo al alcance de las empresas editoriales y con buenos conocimientos de las herramientas habituales. Y producir multimedia interactiva significa especialistas caros y procesos lentos. Si sumamos eso al hecho de que el libro digital es sinónimo de piratería… estamos condenados.

Bien, siempre hay editores ejemplares, pioneros y valientes. Y de ello se valió Adobe para impulsar su plataforma de edición digital. Pero nosotros vemos muy poco movimiento real en el mercado de las publicaciones. De momento la mayoría de las empresas han optado por salirse del embrollo al coste más barato, y sólo la competencia las impulsa a tomar alguna iniciativa. Es lógico: les cuesta más dinero y no hay un mercado regulado, ni receptividad por parte del público. Se trata de un proceso lento y doloroso, todo un parto.

Nosotros creemos que el error está en no haber considerado la realidad a la hora de formular propuestas tecnológicas. En el futuro las empresas editoras se parecerán más a estudios cinematográficos que a lo que son hoy en día. Ejemplos como Digital Text o Science Bits abundarán. Pero hasta alcanzar ese estadio, el camino será gradual, y las herramientas también.

Hoy en día un editor necesita mantener la velocidad y el coste de producción bajo control. Son momentos difíciles. Y los sistemas de producción digital están pensados para diseñar cada pantalla con sus orientaciones, decidir qué mecanismos multimedia o interactivos se van a usar… Sin duda se trata de un proceso demasiado lento y artesanal para ser posible.

De modo que nosotros hemos ideado un sistema mucho más apropiado para producir publicaciones interactivas multimedia. Es un sistema donde prima la velocidad y la sencillez. Es apto para maquetistas, y es capaz de generar múltiples formatos al mismo tiempo. Básicamente es un sistema industrial de producción multimedia.

¿Cómo lo hace?

Lo hace sabiendo que en un periódico no se va a inventar desde cero el aspecto de cada noticia. Sabiendo que en una editora de libros de texto el tipo de pantallas necesarias para expresar un contenido son tan limitadas como el tipo de maquetas usadas para el papel. Sabiendo que en muchas publicaciones las estructuras y modelos de información se repiten por patrones. De modo que es posible usar plantillas ya preparadas para dar salida a los contenidos en varios formatos.

Q4 permite a un maquetista escoger una plantilla, introducirla en el sistema y  pegar en ella fotos, textos, videos… para producir artículos, pantallas, juegos, imágenes 3D y muchas otras cosas de forma automatizada.

La solución que aporta Q4 difiere del resto de soluciones del mercado, porque básicamente todos los fabricantes se han copiado unos a otros y se han dejado arrastrar por un futuro al que los editores no pueden llegar con facilidad.

Q4 permite a un editor llegar lejos con este tipo de publicaciones mientras sus competidores se empantanan y gastan enormes cantidades de dinero en procesos costosos y lentos. Los editores que usen Q4 podrán desarrollar el negocio y destacar sin arriesgar, mientras el mercado madura y va incorporando más especialistas y aplicaciones.

Q4 permite producir esos materiales a partir de los materiales tradicionales para papel, y organizar así una estrategia mixta en la que el ordenador y el tablet acompañen y complementen al papel. Permite al editor, en otras palabras, seguir un camino razonable y progresivo hacia un futuro, sin quedar atrás ni meterse en terrenos pantanosos de dudosa rentabilidad.

0saves
Si has encontrado interesante esta entrada animate a dejar un comentario o suscríbete al canal de sindicación RSS para tener nuevas entradas directamente en tu lector de noticias. Gracias por tu interés