Google Glass & Google Store

Hace tiempo que se oye que Google piensa abrir tiendas a pie de calle, como Apple, pero los amigos de FayerWayer sugieren que esto podría suceder durante 2013.

Y esto da que pensar, porque al igual que su Android, esto podría convertirse en la antesala de un hito tecnológico que marcará la próxima década. Una tendencia que podría habérsele escapado a Apple.

Unas gafas electrónicas, por sí solas, no aportan gran cosa. Pero con un ordenador cerca… Algo como un smartphone al alcance del bluetooth podría tener una enorme trascendencia a corto plazo.

Mencionemos una pequeña colección de cosas que serían más fáciles o simplemente posibles con este dispositivo. Grabar vídeo en 3D, atender llamadas telefónicas, leer información de algo que uno está observando, en cualquier lugar con cobertura (en plan Terminator), ver las imágenes de los libros en 3D, saber dónde tienes todo en tu casa, ver la tele en 3D… sin tele, ir a cualquier lado sin saber la dirección, transmitir una carrera en 3D desde tu F1, o un salto base, ver y organizar tu agenda al minuto, saber la temperatura tras la ventana, twittear con vídeos o imágenes en directo…

Y ahora olvidemos esas cosas, porque cuando las cosas parecen ciencia ficción sólo las recordamos tanto como un buen chiste. Lo importante es que Google abra tiendas. Google no abriría tiendas para vender smartphones ¿verdad? Si Google se toma la molestia de abrir tiendas sin duda es porque necesita convencer de primera mano a sus clientes de algo. Google necesita que los clientes veamos todas esas cosas en primera persona, para que no se nos olviden.

Seguro que no es para vender gafas exclusivamente. Eso está claro. Pero, ¿qué repercusión tendrían sus gafas sin poder ver todo su potencial en directo, explicado por sus autores?

Developers, nos toca correr. En un año los smartphones Android van a llevar su interfaz principal hasta nuestros ojos, con un dispositivo mucho más potente que una simple pantalla y una cámara. Por fin vamos a tener un manos libres. Pero de verdad.

Y las consecuencias en todos los campos pueden ser revolucionarias. Google sólo necesita producir gafas a buen precio para que de repente hasta las cosas más simples de nuestra vida, como leer un libro, estudiar, ver una película o ir a hacer un recado, pasen a ser experiencias totalmente nuevas, con un potencial increíblemente alto.

Bien mirado, no hace falta que Google las ponga baratas. Habrá operadoras, como siempre, dispuestas a facilitarlas gratis a cambio de que cuando abras la nevera te salga publicidad de mantequilla o yogur.

Addendum
Y 5 días después de publicar esta “corazonada”, aparece esto

0saves
Si has encontrado interesante esta entrada animate a dejar un comentario o suscríbete al canal de sindicación RSS para tener nuevas entradas directamente en tu lector de noticias. Gracias por tu interés