El lastre que devino invisible

Durante muchos años impartí el soporte de Quark en España. La montaña de papeles en mi mesa, sin embargo, no se debía a esta actividad, sino a las muchas otras que acabé desempeñando, como le pasa a cualquier empleado de toda minúscula empresa que se precie. Y descubrí con los años que ese metro cúbico de papeles era como un contenedor de compost. En la capas altas suele estar todo aquello que quizá vayas a recuperar en breve: un trozo de manzana que no te acabaste, un cacho de pollo para el perro (yo lo echo todo al compost)…

Leer más ...

Para ver mejor cerrar los ojos

No falta una coma en el subtítulo. Es que si la pongo tras “ver”, es correcto, y si la pongo tras “mejor” también. Es la única forma de ver claro entre la selva de ofertas, cuando uno trata de tejer algún camino hacia el futuro de las publicaciones. Yo evité tener que guiar a mi empresa editorial hacia el “negocio digital” encerrándome en una urna de cristal con diez mandriles en celo, en la recepción de nuestra oficina. Consideré el riesgo, y un año después sigo pensando que fue un acierto. Al fin y al cabo los insectos y la fruta son presentes tan exquisitos como un llavero con el logo de un proveedor. Y a cambio, no recibí tantas ofertas como por email.

Leer más ...

No ibas a usar nunca un móvil. Eso era sólo para yuppies demasiado ocupados.
Tampoco pensabas instalarte el Whatsapp. Hasta que te quedaste incomunicado.
¿Y el GPS?

Leer más ...

¿Cómo dar salida digital a nuestros contenidos, desde InDesign, sin apenas aumentar los costes y tiempos? ¿Cómo evitar pagar peajes por vender el contenido que nos pertenece?

Leer más ...

Hace tiempo que se oye que Google piensa abrir tiendas a pie de calle, como Apple, pero los amigos de FayerWayer sugieren que esto podría suceder durante 2013.

Y esto da que pensar, porque al igual que su Android, esto podría convertirse en la antesala de un hito tecnológico que marcará la próxima década. Una tendencia que podría habérsele escapado a Apple.

Leer más ...

Cuando Adobe y Quark pusieron en las interfaces de InDesign y XPress mecanismos para crear objetos multimedia nos dijimos “ahora sí”. Porque hace muchos años que Quark lo intentó con QuarkInmedia, pero no salió bien. Y mucha parte de la culpa la tenían las infraestructuras de la época. Internet era el sendero de la información, todos usábamos CDs y los Macs y PCs eran auténticos trastos. Nadie tenía apenas un móvil,  mucho menos un smartphone.

Leer más ...

Si midiéramos el estado de ciertas cosas por etapas, no tendríamos ninguna información.

– Oye Juan, ¡cuánto tiempo! ¿Cómo estás?
– Bien, casado, con dos hijos…
– Vaya, qué bien, qué bien… ¿Y el trabajo?
– Bien, sigo en la gasolinera.

Las etapas “casado”, o “en la gasolinera” no dicen nada de nada. Pero quizá este ejemplo sea poco claro.

Leer más ...

Tener una bola mágica es posible. No para adivinar el futuro que espera a los editores. Pero sí para solucionar una de las papeletas más engorrosas del trabajo editorial: conocer y controlar los procesos editoriales de nuestra empresa.

Entendámonos: no es que ahora mismo no se sepan. La pregunta es quién los conoce y qué tanta realidad contienen esos datos. Por no mencionar el coste de reunirlos y lo que ello significa.

Leer más ...

Viene avecinándose una nueva moda: el transmedia. Se lee más y más acerca de ello en la WEB. Y en nuestro país ya se han hecho un par de experimentos, o un par de docenas, que es casi lo mismo. Algunos con éxito.

Recuerdo en un evento organizado por Edicat a una ponente relatando cómo una novela no precisamente candidata al Nobel de literatura había alcanzado un éxito enorme por el medio de darle vida a uno de los personajes, en el Facebook.

Leer más ...

Dentro de un añito (hoy estamos a abril de 2011) el authoring habrá ya despegado o estará haciéndolo. Por lo menos en otros países.

Hay varios factores clave para que eso ocurra, y que se están dando. Pero mucha gente dirá, ¿y eso qué es?

Porque la palabra “authoring” estuvo de moda al mismo tiempo que “desktop publishing” (o “autoedición”, como se decía aquí), quizá un pelín más tarde, pero murió como las plantas que echan las flores cuando el tiempo aún no es seguro: era demasiado pronto.

Leer más ...