Posts Etiquetados ‘epublishing’

Ganan los eBooks

Pues ya hemos llegado. Ya podemos hablar en pasado cuando digamos que los libros en papel son los que mantienen el negocio editorial. Sólo dos añitos han pasado. Hace dos años nadie apostaba por el negocio de los eBooks. Se veía (y se ve) con recelo y como amenaza, y parecía que nunca iba a llegar este momento. Pero este mes de julio se ha sabido que la facturación neta de eBooks ha superado el primer trimestre de 2012, por primera vez, la de los de tapa dura.

Y ahora apelemos a una frase hecha que todos conocemos: lo que pasa hoy en EE.UU. llega a España cinco años después. Si no fuera, en este caso, porque las empresas estadounidenses ya han entrado en España. Eso tiene dos lecturas. Por un lado, que nos quedan entre dos y cinco años de vida antes de que un mercado más avanzado nos adelante en nuestro propio terreno. La otra, que debemos copiar e inventar, inventar y copiar a toda pastilla lo que funciona en otros países, o adaptar esos inventos al nuestro antes de que lo hagan ellos.

Los efectos de mirar al lado y esperar a ver qué hacen los otros ya han pasado factura al sector. Muchos editores están muy mosqueados por la estrategia de Amazon. Y ya no hablemos de las de Apple, de refundar la enseñanza desde la empresa privada.

Sin embargo, todo esto se sabía. Así pues, este nuevo dato viene a ser otra nueva señal “divina” de la que habría que apercibirse. Es momento de que tecnólogos y empresas involucradas en el sector editorial aúnen fuerzas para sacar partido a las oportunidades que el libro electrónico, sus derivados y las oportunidades de negocio que puede generar empiecen a florecer.

Incluso en nuestra patética situación como país, en efecto.

 

Más ideas como éstas

Ahora que ya lo ha hecho alguien, parece una idea atractiva, novedosa, ocurrente y necesaria. Pero si apostara mi piso contra el de mi vecino a que dicha idea fue rechazada por al menos diez ejecutivos antes de que alguien la aprobara, me parece que pronto podría instalarme ese gimnasio que tanta falta me hace.

Avatares” de eBooks en las librerías. Excelente idea.

Porque todos vemos a los clientes dando vueltas y vueltas y hojeando libros en las librerías ¿no? Y todos sabemos que habrá una transición o incluso una convivencia de eBooks y pBooks en el mercado futuro.

De modo que, ¿cómo no se le había ocurrido a nadie que mientras ves libros en una librería puede interesarte hojear un eBook sin tenerlo en tu eReader o en tu iPad?

Pues eso, seguramente se le ha ocurrido a cien personas en el mundo, o a 3.000, pero 2.999 ejecutivos habrán dicho “eso no va a servir”, o “el mercado no está maduro”.

Y justamente este tipo de cosas son las que constituyen las baldosas del pasillo que nos va a ir llevando hacia otros modelos de negocio. A modelos en que esos temores de cierres de negocios, de destrucción de la cultura y muchos otros desastres no tienen tanta cabida. Gracias a la inventiva.

La globalización y los eBooks

Últimamente, a las evidencias de la inmadurez del mercado español (en materia de epublishing) se suman signos no tan superficiales, más susceptibles de interpretación, que merecen la calificación de respetables, por lo menos. Además de las acciones de Amazon en los mercados europeos y algunas otras cosas, merece la pena fijarse en que la tienda de libros en español de Barnes & Noble es la que mas crece, de todas las que tienen.

Desde noviembre de 2010… más de 50.000 títulos. 100% de crecimiento mensual. Supera al crecimiento de ventas en inglés. En seis meses.

Las declaraciones de algunos responsables de Random House diciendo que en España hay pocos títulos en español y que su mercado principal será el estadounidense durante algún tiempo son por lo menos sorprendentes, teniendo en cuenta que Random fundó Libranda junto a Planeta y Santillana, hace un par de años, y que juntos podrían haber abanderado una auténtica revolución poniendo ellos esos 50.000 títulos en los hogares españoles.

Los límites geográficos y otros impedimentos no son una barrera para negocios que ya funcionan a través de la red. Hay demasiada gente pensando que esas bestias editoriales no explotan nuestros mercados por razones estratégicas, culturales, tecnológicas, monetarias, fiscales, sociales…

Sin embargo, la razón de que no estén ya vendiendo aquí también podría ser más sencilla. En todo negocio riegas primero tu jardín, pero cuando ya ha florecido, ¿qué te impide regar el de al lado? En la venta de libros electrónicos, pocas cosas lo impiden. Y un buen fondo y buenos precios es casi todo lo que hace falta.

La avaricia rompe el saco

Recientemente hemos visto un ejemplo de cómo Apple ejerce el poder que se ha ido construyendo con el iPhone y el iPad. Parece legítimo y lógico que quieran usar su plataforma para ganar dinero. No faltaba más. Lo que ocurre es que parecen estarse pasando de frenada. Quizá están acostumbrados a ser una empresa elitista que siempre ha marcado grandes diferencias con los competidores. Pero deberían también recordar que durante unos cuantos años perdieron muchísimo fuelle por exceso de autocomplacencia, y quizá, a pesar de tener de nuevo a Jobs en sus filas, deberían sustituir en sus retrovisores los espejos convexos por espejos planos, porque Google no es Microsoft, y deberían haberse dado ya cuenta.

Mientras ellos dejan sin margen a empresas como iFlow, y sientan graves precedentes para el negocio editorial, Google anuncia que sólo cobrará un 5% por la descarga de apps desde el Market, y que permitirá el negocio sencillo entre editores y lectores en Android.

No es por nada, pero quienes desarrollamos para ambas plataformas ahora mismo tenemos más razones si cabe para seguir haciéndolo, y no vendérselo todo al postor más “guapo”.

Márqueting patapalo

En nombre de la Cofradía del Parche y el Gancho, quiero elevar una queja hacia la industria editorial en general.

Estudios diversos indican un incremento de ventas en libros, canciones y películas que nuestros asociados adquieren legalmente y comparten desinteresadamente con sus familias y amigos. Nos parece muy poco ético que la industria discográfica saque provecho de una actividad sin ánimo de lucro que llevamos desarrollando desde hace años sin percibir un solo euro.

De la misma forma que nadie para en un restaurante de carretera desolado y luego hace cola en uno abarrotado de gente, los aficionados a la música, a los libros o al cine prestan atención a obras que de otra forma serían desconocidas.

Así pues, queremos reclamar la parte que nos corresponde en los beneficios que dichas compañías están percibiendo a nuestra costa. Si hacen caso omiso de nuestras quejas, nos veremos obligados a constituir editoriales, empresas discográficas y distribuidoras digitales que cobren precios competitivos por las obras descargadas y desarrollen modelos de negocio que aporten más al usuario y al autor.

Ya puestos, exigimos a Google, Telefónica y al Ayuntamiento de Madrid que nos compensen por la ingente cantidad de búsquedas generadas, por incentivar el ADSL, y por descongestionar el centro de Madrid. Si hacen lo que pedimos prometemos no subirle los impuestos a nadie, ni donar miles de  millones a los bancos, ni especular con terrenos y promotores, ni contar milongas a diestro y siniestro.

Jack Torrent Peer